Las termitas

Las termitas son unos de los insectos sociales más fascinantes que existen. Aunque las conozcamos más por perjudicarnos con sus molestos nidos en muebles de madera, la enorme mayoría de termitas no tienen contacto alguno con el ser humano.

Hace ya tiempo que se vislumbraba un cambio radical en la clasificación de las termitas, perteneciendo antes al orden Isoptera. Con los análisis más recientes se ha decidido por consenso de la comunidad científica que las termitas son un tipo de cucarachas, por lo que ahora se engloban dentro del orden Blattodea.


En la fotografía se observa una reina termita muy grande. Las reinas termitas de muchas especies alcanzan un tamaño gigante debido a que solo se dedican a reproducirse y sus ovarios crecen hasta tal punto que su abdomen aparece muy engrosado. A su alrededor vemos termitas con la cabeza muy gruesa, son la casta de los soldados. También vemos las termitas obreras, de cuerpo más blando.


En esta imagen vemos varios huevos con obreras cuidadoras.

Características generales: viven en sociedades y, al igual que las hormigas, por ejemplo, presentan  castas bien diferenciadas. Las sociedades constan de individuos reproductores (rey y reina y alados) e individuos estériles (soldados y obreras). Las diferentes castas pueden ser machos o hembras. Existen unas 3.000 especies descritas de termitas.

A continuación pasaremos a detallar cómo son cada una de las castas.

Las castas

Casta real: el rey y la reina son, junto a las ninfas, los reproductores primarios. Suelen tener el cuerpo esclerotizado (duro) y provienen de individuos fundadores de la colonia que perdieron las alas y se convirtieron en rey y reina. Son los encargados de procrear y mantener la colonia funcionando, aportando individuos.

Ninfas: una casta complicada de estudiar. Las ninfas son individuos inmaduros que, dependiendo de la especie de termita, pueden dar lugar a cualquier tipo de casta o bien tener una predeterminada en cierto momento de su desarrollo. De esta forma las ninfas pueden dar lugar tanto a las castas reales como a obreras o soldados. Dependiendo de las especies pueden tener de 5 a 12 mudas antes de diferenciarse completamente en la casta determinada. Ejemplo: en la especie Reticulitermes sp. se considera que tiene 6 estadios de ninfa y se ha visto que una vez la ninfa está en el estadio 6 puede dar lugar a 2 tipos de ninfas: una con las alas más cortas y otra con las alas más largas y cada una acabará dando lugar a una casta diferente. 

Neoténicos o reproductores secundarios: podríamos decir que la función principal de esta casta es salvar el destino de la colonia si mueren el rey y la reina. Puede ser que muera el rey, la reina, o ambos, por lo que siempre hay individuos que son capaces de cambiar su desarrollo y transformarse en individuos reales. Dependiendo de la especie puede ser que una obrera tenga esta capacidad o bien un soldado.

Obreras: es la casta principal de toda colonia de termitas. Se encargan de encontrar comida, ampliar el termitero, alimentar a la casta real, a los soldados, etc. Como hemos dicho, son estériles.

Soldados: su función es proteger a la colonia de enemigos.Tienen la cabeza muy grande y eclerotizada, con mandíbulas grandes.

¿Cómo se forma una colonia de termitas?

Todo empieza con el "enjambrazón", que no es más que la salida de termitas aladas adultas de una colonia, con la finalidad de fundar nuevas colonias. La salida de estos individuos puede tener lugar durante una hora concreta en una época concreta o puede darse durante varios meses, dependiendo de la especie de termitas. Estos individuos alados no vuelan muy lejos, una vez asentados pierden las alas y ocurre el apareamiento de machos y hembras. Cada macho y cada hembra forman la pareja real, los futuros monarcas de la colonia, los cuales buscaran y excavarán un lugar adecuado para formar su colonia.

Al cabo de unos pocos días, la reina empieza a poner huevos. Nacerán unos pocos individuos que serán atendidos por el rey y la reina, al no existir aún las castas de las obreras. Una vez nacidos y criados estos individuos, las hembra suelen experimentar fisogastria, un crecimiento anómalo de sus ovarios, que alcanzan tamaños gigantescos. A partir de ese momento la reina se dedicará a aparearse con el rey y a poner la máxima cantidad de huevos posible para expandir la colonia.

Para que os hagáis una idea, dependiendo de las especies, las que menos huevos ponen pueden llegar a poner 600 huevos/año. Las que más, pueden poner unos 30.000 en tan solo 24 h!

El rey y la reina viven en la cámara nupcial, la mejor zona del termitero, con buenas condiciones de humedad y temperatura y se sabe que pueden llegar a vivir, dependiendo de las especies, entre 10 y 30 años (larga vida a los reyes). Dependiendo de las especies, puede que haya otros individuos que se reproduzcan a parte de la pareja real.

Hemos visto cómo un rey y una reina pueden formar una nueva colonia pero esta no es la única forma. A veces, puede suceder que el termitero quede aislado. Si se cuenta con un número suficiente de individuos, ya sean soldados, obreras, etc, estos pueden llegar a reproducirse y a iniciar un nuevo termitero.

Alimentación: se alimentan de madera, hierbas, hongos y otros materiales como humus, hojarasca o heces de herbívoros. La mayoría son xilófagos, necesitando la celulosa y usando, para ello, enzimas especiales, las celulasas. Hace tiempo se pensaba que sus celulasas provenían de bacterias y otros microorganismos de su tracto digestivo y es cierto, pero ahora también se sabe que las termitas pueden producir sus propias celulasas.

Lo normal es que el alimento lo coman una vez encontrado pero también lo pueden llevar al nido, construyendo galerías que conduzcan a la fuente de alimento. Los soldados y las obreras son las castas más implicadas en este proceso. La forma de indicar a otras termitas la dirección en la que se encuentra el alimento es muy parecida a la que usan las hormigas. Se basa en la producción de sustancias químicas que dejan un rastro de olor, cuantas más termitas lo detecten y hagan el mismo recorrido más se intensifica el rastro y más comida recogen. Llega un momento en el que se va acabando y los rastros olorosos se van dispersando.

Vida social: la vida social en la colonia es muy activa y frenética. La principal forma de alimentación es la trofalaxia, en la que el alimento va de boca en boca y pueden transferirse otras sustancias como feromonas. Alimentación típica de insectos eusociales. Las obreras alimentan a las larvas y a las ninfas con una mezcla predigerida de alimento, también se alimenta así a los soldados y a individuos reproductores.

Es muy curioso que cada colonia tiene un olor característico, reconocido por todos sus miembros. Si entra en la colonia un miembro de otro termitero, rápidamente es detectado y eliminado. Tienen un comportamiento de acicalamiento, limpiándose entre sí restos de suciedad de sus cuerpos, tarea que realizan, sobre todo, las obreras.

Como dato curioso, hay muchas termitas que se dedican a cultivar hongos para diversos propósitos. Algunas del género Odontotermes cultivan el hongo comestible más grande del mundo, el Termitomyces titanicus.


Fuente: revista de la SEA, nº49, 1-17, orden Isoptera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sistema nervioso de los insectos

El sistema digestivo de los insectos

El sistema endocrino de los insectos y sus hormonas